BUSCADOR DE CONTENIDOS:

pro1¿Qué es una prótesis total de cadera?

La prótesis total de cadera supuso uno de los mayores adelantos de la cirugía ortopédica del pasado siglo. El pionero en su diseño y utilización fue Sir John Charnley, un cirujano ortopédico que, con la colaboración de un equipo de ingenieros, desarrolló la técnica y los materiales utilizados en la prótesis total de cadera. Esta técnica supone la sustitución de una articulación artrósica o lesionada por una articulación artificial denominada prótesis.

¿Qué es una articulación?

Es una estructura del organismo donde encajan dos huesos. En el caso de la cadera son el hueso del muslo que se denomina fémur, cuyo extremo superior es una esfera, con una cavidad situada en la pelvis que se denomina cotilo. Los extremos de los huesos que forman una articulación están recubiertos por un material liso y brillante denominado cartílago arlticular. Este material amortigua las fuerzas que actúan sobre el hueso subyacente y permite que la articulación se mueva fácilmente y sin dolor. La articulación se halla rodeada por una cápsula recubierta en su interior por una fina membrana denominada sinovial. La membrana sinovial produce un lubricante (el líquido sinovial) que ayuda a disminuir la fricción y el desgaste de la articulación. Los huesos están unidos por ligamentos que mantienen la estabilidad de la articulación. Envolviendo la articulación hallamos músculos y tendones que también ayudan a mantener su estabilidad y permiten su movimiento.

¿Por qué es necesaria una prótesis total de cadera?

La razón más frecuente para colocar una prótesis total de cadera es la de eliminar el dolor y la incapacidad que causa una destrucción severa de la articulación. Las superficies de la articulación pueden estar dañadas por la artrosis, proceso en el que se produce el desgaste del cartílago articular. La articulación también puede resultar dañada por la artritis reumatoidea. En esta enfermedad, la membrana sinovial produce unas sustancias químicas que atacan la superficie articular y destruyen el cartílago articular.

Debido al dolor y a la rigidez, el paciente evita la utilización de la articulación. Los músculos que rodean la articulación se debilitan y esto contribuye a dificultar la movilidad de la cadera. Cuando la destrucción articular es importante, una prótesis total de cadera puede permitir al paciente volver a desempeñar sus actividades diarias.

El diagnóstico de la artrosis o de la artritis reumatoidea incluye anotar los síntomas del paciente, realizar una exploración física, pruebas de laboratorio y radiografías que muestran la extensión de la destrucción articular.

Una vez hecho el diagnóstico, puede considerarse la posibilidad de colocar una prótesis siempre después de que el tratamiento no quirúrgico u otras alternativas quirúrgicas hayan fallado sin conseguir eliminar el dolor y la incapacidad.

¿Cómo se coloca una prótesis total de cadera?

Es una técnica quirúrgica muy habitual en Traumatología en la que, con el paciente bajo anestesia raquídea o general, el cirujano sustituye la articulación dañada por unos componentes realizados con materiales artificiales. El extremo superior del fémur, que es como una esfera, es sustituido por una esfera metálica unida mediante un cuello a un vástago que se inserta dentro del hueso. Se implanta una cúpula metálica con un recubrimiento interno de plástico (polietileno) o cerámica en la cavidad esférica de la pelvis que está dañada.

Una prótesis también puede implantarse en otras articulaciones aunque las que se protetizan más a menudo son la cadera y la rodilla.

Los componentes utilizados en las prótesis totales están diseñados para permitir una movilidad lo más similar posible a la de la articulación normal. Dichos componentes protésicos suelen estar compuestos por  elementos metálicos, cerámicos o plásticos. Se utilizan diversos metales( acero inoxidable, aleaciones de cobalto-cromo, titanio, tantalio…) o cerámicas. El plástico es polietileno que es extremadamente duradero y resistente al desgaste. Normalmente, se utiliza un cemento especial para fijar el componente protésico al hueso, aunque la decisión de cementar la prótesis o no la tomará el cirujano dependiendo de factores como la edad del paciente y, sobre todo, la calidad ósea. Por ello también existen prótesis no cementadas que se encajan directamente en el hueso a presión o press fit.

¿Cuál es el período de recuperación tras una prótesis total de cadera?

Varía, dependiendo de cada paciente. En general, se le anima para que utilice la articulación poco después de la intervención. El paciente puede colocarse de pie y deambular en pocos días, generalmente a las 24-48h de la intervención. Un fisioterapeuta puede instruirle en la utilización de un andador o muletas así como en una serie de precauciones a la hora de sentarse, levantarse, ir al aseo …

pro2¿Cuáles son los beneficios de una prótesis total de cadera?

El mayor beneficio es la desaparición del dolor. Algunos pacientes notan alguna molestia en la articulación operada tras la intervención. Estas molestias son debidas a la cirugía y a que los músculos que rodean la articulación están debilitados por la inactividad. Estas molestias pueden prolongarse durante algunas semanas o meses. La fuerza muscular suele recuperarse cuando el dolor desaparece.

La movilidad de la articulación suele mejorar. El grado de recuperación depende de lo rígida que estuviera la articulación antes de la intervención.

¿Cuáles son los riesgos de una prótesis total de cadera?

Existen riesgos como en cualquier procedimiento quirúrgico. El paciente que está considerando la intervención debe explicar al cirujano cualquier problema médico que pudiera complicar la cirugía. Para determinar el riesgo quirúrgico con la máxima exactitud y prevenir posibles complicaciones, se practica una analítica, una radiografía de tórax y un electrocardiograma. Estas pruebas son evaluadas por un médico internista y un anestesista que también realizan una entrevista con el paciente. El anestesista puede informar de los riesgos de la anestesia.

¿Cuáles son las posibles complicaciones?

La mayor complicación potencial de una prótesis total de cadera es la infección. Puede ocurrir justo en la zona de la herida o en profundidad alrededor de la prótesis. Puede ocurrir durante la estancia hospitalaria o una vez el paciente se halla en su casa. La infección de la herida suele tratarse con antibióticos. Las infecciones profundas requieren tratamiento quirúrgico con retirada de la prótesis y tratamiento antibiótico prolongado.

Puede producirse una infección por diseminación de una infección en otra localización del organismo. Para prevenir este tipo de infecciones, las personas portadoras de prótesis total deben tomar antibióticos antes de ser sometidas a un tratamiento dental así como otros tipos de cirugía o procedimientos invasivos.

Hay otras complicaciones que están directamente relacionadas con la implantación de una prótesis:

Aflojamiento: Es el problema mecánico más frecuente tras la implantación de una prótesis. Produce dolor y, si el aflojamiento es importante, puede ser necesario sustituir la prótesis por otra.

Luxación: Esta complicación suele producirse poco después de la intervención. En la mayoría de casos el cirujano puede colocar la prótesis en su sitio manualmente. Tras una luxación  y la consiguiente reducción debe colocarse una tracción de partes blandas o dispositivo ortopédico durante algunas semanas con la finalidad de mantener la articulación estable.

Desgaste: Suele producirse lentamente. Puede contribuir al aflojamiento pero raramente es necesario intervenir a causa del desgaste por sí solo.

Rotura: La rotura del implante es muy rara. Si ocurre es necesaria una segunda intervención.

Lesión nerviosa: Raramente se lesionan los nervios próximos a la articulación intervenida. Esto ocurre en los casos en los que el cirujano debe corrigir una articulación muy deformada para colocar la prótesis. Con el tiempo se suele recuperar la función nerviosa.

¿La prótesis total de cadera es definitiva?

La mayoría de personas ancianas pueden esperar que la prótesis no deba ser recambiada durante el resto de su vida. Les proporcionará años sin dolor, cosa que de otro modo no podemos conseguir. Sin embargo, los jóvenes, más activos, probablemente deberán ser sometidos a una segunda intervención para cambiar la prótesis. El material y las técnicas quirúrgicas mejoran rápidamente gracias a los cirujanos ortopédicos que trabajan con ingenieros y otros científicos. El futuro es prometedor para aquellos que escogen colocarse una prótesis total de cadera.

¿HABLAMOS?

Solicite su cita sin ningún tipo de compromiso. Estaremos encantados de poder estudiar y valorar su caso de forma personalizada.